domingo, 3 de abril de 2016

a-22 Invernadero de arriba

   Aún a riesgo de resultar pesado recordaré en cada una de las entradas referidas a las diferentes zonas del parque lo siguiente:

   Para comprender bien lo que aquí analizaré es recomendable ver las entradas del blog en donde presento unos mapas del parque, así como el resto de entradas en que he ido desgranando cada rincón del mismo.

Construcción del Pasatiempo 1893-1914 - Casa Taquilla - Verja - Entrada Principal o de los Leones - Avenida de los Emperadores Estatua de los hermanos García - Casa de los Espejos - Paseo ajardinado - Fuente de las cuatro estaciones - Estanque de los Papas - Canal - Fuentes del Canal - Parque zoológico - Estatua de la Caridad - Jardines - Fuente Florentina - Invernadero de abajo - Jardines dormitorio, salón y comedor - Laberinto y otras zonas semidesconocidas - Estatua de Mercurio - Pabellón - Entrada por el Carregal - Vivienda del casero - Nichos en el muro de la parte alta - Lagar - Homenaje a Argentina - Horas del Mundo - Fuente de Cupido - Buzo y funicular - Estanque de Salomón - Sentencia de Jesús - Relieve de las religiones - Muro de los azulejos - Fuentes del muro de los azulejos - Estatuas de la Patria y la República - Fuente de la agricultura - España monárquica y sus 18 hijas republicanas - Fuentes - Relieves - Friso de los animales - Fuente de los animales - Estanque del Retiro (1ª parte) - Estanque del Retiro (2ª parte) - Rincón de descanso (azulejos) - Fuentes "Wallace"

***

   Seguimos nuestro recorrido por el Pasatiempo, justo en el extremo norte del Friso de los animales encontramos un invernadero. Una postal de la época nos mostraba el Invernadero de abajo, debemos pensar, pues, que a este "hermano pequeño" ubicado en la parte superior del parque, Don Juan le llamaría Invernadero de arriba.




(Parte 43) Invernadero de arriba.


   Entre la Gruta de la Recoleta y el muro que contenía numerosos elementos como el Friso de los animales o la Fuente de los animales, se encuentra este pequeño invernadero cuyos parecidos con el de la parte baja del parque son escasos. Ambos realizarían la función de jardín botánico para las especies que no pudiesen darse en el exterior, donde también se podían contemplar especies que los hermanos Naveira traían de diferentes lugares del mundo. En ambas edificaciones vemos una estructura metálica acristalada, pero el parecido se queda aquí. Son obvias las diferencias de dimensiones y en consecuencia de los diferentes tipos de plantas que pudiesen contener, además, arriba veremos más variedad de materiales. No cuesta imaginar que el Invernadero de Arriba que conocemos actualmente no es el original, una estructura de cristal y metal como fue y es ésta, pronto debió de ser atacada por dos de los peores enemigos del parque, el vandalismo y el robo de piezas metálicas. Lo que contemplamos actualmente no es ni más ni menos que una reconstrucción.

 (Fuente: Archivo de Betanzos)


   En esta fotografía de la época, vemos parte del Invernadero de arriba, podemos ver que, si bien no es exactamente igual, sí se mantiene la idea principal. Los frentes de vidrio ubicados entre elementos metálicos se conforman de siete columnas por tres filas, apoyan sobre un murete de piedra adornado con un conjunto de azulejos. De la cubierta y del interior no tenemos información alguna.



   Viendo ahora esta foto podemos ver que actualmente faltan los barrotillos horizontales que separaban los vidrios y que el remate de la cubierta no era como la actual, con esos vidrios de gran tamaño rematados en semicírculos.


   En su margen sur, el invernadero muestra una moldura que imita ciertas características de una columna corintia. Sobre la cubierta podemos observar un particular canalón, una serie de lajas de piedras embutidas en el muro evitan que el agua corra desde el nivel superior hacia la cubierta, corriendo, a lo largo de dicho canalón, y alejándose del invernadero.


Reconstrucción del invernadero

  Por enésima vez hago una referencia al artículo del Anuario Brigantino de 2006: "Revalorización del Parque histórico de «El Pasatiempo»: Investigación, gestión e intervención" de José Crespí Rodríguez (pág 471 y 477). En él nos explican cómo al comenzar las obras de rehabilitación del parque no conocían la existencia del invernadero:


"En otro punto se descubrieron las huellas de los anclajes de la estructura metálica del invernadero, de cuya existencia no tuvimos constancia documental hasta una etapa posterior, pero resultaba evidente por la abundancia de restos de cristales descubiertos en la prospección. El circuito hidráulico pudo ser rediseñado a partir de las marcas dejadas en los muros por las tuberías que habían sido arrancadas en la guerra."
(...)
1. Reconstrucción del invernadero de la primera terraza, de cuya existencia dejaba constancia la huella de la estructura metálica y la abundancia de restos de cristales. Siguiendo las marcas se construyó una estructura metálica, que soporta la cubierta de hojas de vidrio formando escamas de pez, con ventilación cenital. También se restituyeron los cristales de colores que había en los huecos del muro que separa el invernadero de la galería subterránea (Fig. 18). 




   Vemos que se trata de un razonamiento lógico y certero.

   1 - Las marcas dejadas en los muros por los perfiles metálicos originales permitieron saber qué perfiles eran y dónde estaban ubicados.

   2 - Los restos abundantes de cristales ayudaron a conocer el material que estaba ubicado entre los perfiles metálicos.

   3 - Por último, las marcas dejadas por quienes robaron las tuberías dejaron indicado por dónde iba la red de suministro del agua.

   Cuando se es analítico y riguroso es más sencillo llegar a buen puerto. Los muros y bancadas interiores permanecían en pie, sirviendo para completar el puzzle que se le planteó a José Crespí y su equipo.



Cristal y vidrio

   Los dos invernaderos fueron muestras del novedoso empleo de metal para la construcción de estructuras. Y es que de nuevo debemos de ver el parque con perspectiva, pensemos que en el siglo XIX se comienza a usar el hierro, aluminio, fundición... en lugar de materiales tradicionales como la piedra y la madera. Seguramente la gente se sorprendiera al ver estas edificaciones.


Piedra y azulejos

   Si bien en ambos invernaderos se emplearon vidrio y metal, otros dos materiales se añaden en la parte alta del parque. La piedra formaba parte importante del Invernadero de Arriba. como podemos ver en las fotos, además también se usó otro nuevo material, ya analizado en otras entradas. Los azulejos pintados a mano volvían a hacer acto de presencia. En esta ocasión debemos de comentar un par de detalles al respecto. Por un lado el modelo de azulejo aparece en otras dos zonas del parque. Los pasadizos del Estanque del Retiro y el Rincón de descanso.

Veremos a uno de los azulejos del invernadero en la fila inferior, sexto azulejo empezando por la izquierda.



   Veamos dos importantes detalles. Los azulejos en el Invernadero tienen un tono blanco más intenso que sus otros "hermanos" desperdigados por el parque. Además su estado de conservación es mucho mejor que el del resto de azulejos. En una charla impartida por José Crespí sobre el Pasatiempo, aclaraba esta cuestión. Cuando comenzaron los trabajos de rehabilitación del parque, los azulejos del invernadero estaban en muy mal estado y decidieron sustituirlos por otros nuevos que repitieran los patrones de los originales. En las esquinas del mosaico vemos un detalle que nos indica que no son los originales, si en el techo del pasadizo del Estanque del Retiro veíamos que en las esquinas había dos azulejos cortados de forma que formasen el dibujo del encuentro en esquina, en el Invernadero de Arriba vemos una pieza de esquina propiamente dicha. Dejamos a continuación una imagen de ambos casos.

En los azulejos "nuevos" se ha creado una pieza que ya formase la esquina sin necesidad de cortar dos piezas, el trabajo se realiza más rápido y seguro (al evitar el corte) y estético al suprimir la junta.
Vemos también como el muro de piedra presenta entre los mosaicos de azulejos un par de piezas que sirven de transición. Una pilastra realizada en hormigón y una dado de piedra en la parte alta de dicha columna.

Originalmente las esquinas se solucionaron cortando a la mitad dos azulejos.


   El muro que forma el frente del invernadero presenta nueve partes iguales con mosaicos de azulejos y una décima en su extremo norte donde se encuentra la puerta. El mosaico de azulejos es igual a la imagen superior.

Vemos en la fotografía el banco de piedra que apoya en el muro del invernadero, no puedo afirmar que se trate de un elemento original, o al menos que la ubicación actual sea la primitiva.





Fuente

   Las superficies acristaladas del invernadero permitían entrar mucha luz, de aportar el agua necesaria para el crecimiento de las plantas se encargaba otra fuente de las numerosas ubicadas en el parque. Si en el Invernadero de Abajo adivinábamos la existencia de una gran fuente en su interior, en este caso vemos que de nuevo las dimensiones se reducen. Una pequeña fuente, de nuevo un rostro humano de cuya boca saldría el surtidor. Vemos que le rodean diferente adornos, todas estas piezas sean seguramente de hormigón.




Huecos de las cuevas

   Ya vimos que el cierre frontal del invernadero fue y es una estructura metálica y con vidrios. El muro posterior, al que apenas prestamos atención, es otro muro de hormigón de los que sirven para ir creando el característico carácter escalonado de esta zona alta del parque. En él aparecen una serie de huecos adornados con molduras, ¿con qué espacios nos comunican?, la respuesta la obtiene quien se adentra en las cuevas. En una futura entrada podremos leer un análisis de las cuevas y veremos un gráfico que nos indique los diferentes accesos y recorridos de las mismas. Leíamos anteriormente que algunos vidrios de colores cerraban algunos de estos huecos y que fueron restituídos en la rehabilitación del parque. Los efectos que conseguirían en las cuevas al filtrar la luz dándole el color del vidrio serían un valor añadido para las ya de por sí misteriosas cuevas.





Trastero

   Con los años la maleza se ha apoderado de casi todo, lejos quedan aquellas plantas creciendo en harmonía, hemos visto como alguna crecían atravesando los vidrios rotos de la cubierta, otras se secaban ante el inexistente mantenimiento que recibían y por último, hemos visto como el interior del invernadero se iba transformando en un almacén para guardar las piezas que los vándalos o la ruina iban tirando al suelo, incluso vemos como se utiliza para guardar utensilios relacionados  con el mantenimiento del parque. Incluso los vándalos llegaron a romper la puerta, momento que aproveché para fotografiar el interior del invernadero, un lugar en el que, debido al sinsentido que gobierna al parque, casi nadie conoce por dentro. Sería interesante poder visitarlo, deberían retirar los vidrios rotos para al menos evitar el peligro de corte que existe incluso para que el que pasea por fuera del invernadero. Quien conozca el parque desde hace años, recordará los numerosos y preciosas plantas, sobre todo cactus, que llenaban este rincón de vida.





   ¿Cómo era antes del abandono?

   Sólo estas dos fotografías nos muestran algo del antiguo Invernadero de Arriba.

 (Fuente: Archivo de Betanzos)

Ksado
 (Fuente: Vida Gallega)

No hay comentarios:

Publicar un comentario