sábado, 10 de octubre de 2015

a-1 Lagar

   Aún a riesgo de resultar pesado recordaré en cada una de las entradas referidas a las diferentes zonas del parque lo siguiente:

   Para comprender bien lo que aquí analizaré es recomendable ver las entradas del blog en donde presento unos mapas del parque, así como el resto de entradas en que he ido desgranando cada rincón del mismo.


***
  Ya hemos abandonado la zona baja del Pasatiempo, atrás quedan ya jardines, fuentes, calles y arboledas. A partir de esta entrada, y durante casi cuarenta semanas, describiremos las diferentes zonas que componen la parte alta del parque, la zona más didáctica, la llamada zona enciclopédica.
  Para acceder al parque tenemos dos opciones. Tras pasar sobre la carretera por la pasarela metálica, podemos seguir la rampa o tomar unas escaleras que nos darán paso a la escalera doble que nos dejaría a los pies del Estanque de la Gruta. Esta segunda opción, más moderna que la rampa, nos dejaría en el mismo lugar que el acceso original al parque desde el Pabellón. Por ser más amplio, cómodo y accesible, haremos el recorrido de la parte alta del Pasatiempo partiendo del acceso en rampa y no el de escalera. 




(Parte 22) Lagar.

   Nos dice el diccionario de la Real Academia Española lo necesario para entender que representa esta zona:


lagar.

(De lago).

1. m. Recipiente donde se pisa la uva para obtener el mosto.

   No hace falta leer los demás significados. Es justo a esa primera acepción a la que quiso hacer referencia Don Juan. Una vez que cruzamos por la rampa actual que nos da acceso al parque, nos encontramos en una pequeña explanada bastante vacía donde está el Lagar. En futuras entradas analizaremos la causa de que esta zona esté, actualmente, sin un contenido, recordemos que Don Juan no dejó muchos metros cuadrados sin llenar de diversos elementos. Pero vayamos a esta primera zona, el Lagar. Betanzos fue una zona vinícola importante, por tanto un lagar no sería algo ajeno a los hermanos García Naveira y a la población betanceira. Podríamos decir que es uno de los pocos elementos de carácter autóctono que tiene el Pasatiempo. La huerta de Don Juan apenas reflejaba lo que existía en su entorno, más bien al contrario, quiso ser una forma de aprender, comprender y respetar lo lejano, lo desconocido. Una vía de romper fronteras y acercar el mundo al pueblo de Betanzos.



   El Lagar está construido con grandes piezas de granito unidas entre sí con mortero. Conforman una gran bañera con un pináculo en medio que, imagino, tendría las funciones de surtidor del agua.



   Se trata de una de las numerosas fuentes que existen en la zona alta del parque, actualmente se puede apreciar el sistema de desagüe con un aliviadero que permite evacuar el agua hacia un nivel inferior. La tubería de pvc gris afea el conjunto y se deja notar (uno de los muchos pequeños detalles fácilmente corregibles).




   El recorrido del agua seguirá una dirección clara. Caerá por una canalización oculta en las peculiar escalera que baja desde los pies del Lagar hasta el Estanque de la Gruta. Pasará en primer lugar por un barril de granito, caerá en la Fuente del Pescador y finalmente llegará al Estanque de la Gruta.
   El que llegue el agua al barril forma parte del juego planteado por Don Juan en su diseño. En el lagar disponemos la uva que pisamos, llegando al barril en forma de vino. No cabe duda de que para realizar al completo la transmutación del agua en vino haría falta la aparición de Jesucristo. No tengo ningún indicio para pensar que este detalle estuviese dentro de la mente creadora de Don Juan, pero no parece una idea muy absurda querer ver aquí un guiño al milagro de las bodas de Canaán. Recordemos que Jesús toma protagonismo en varios lugares del Pasatiempo.


   En octubre de 2010 aprecié una rotura de las piezas de granito que dan forma al barril, la constante mano del vandalismo y la oscura ignorancia siempre en acción.

   Por último comentar que el Lagar se ha convertido en uno de los tres pozos de los deseos del parque (junto a la Fuente de Cupido y a la Fuente del Pescador). Absurdas costumbres de turistas que indistintamente aplican una supuesta tradición en un rincón del mundo y en sus antípodas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario